Cuando el cable no puede ser instalado en torres aéreas o instalado en ductos, se instala directamente enterrado. Es una opción menos económica que la instalación aérea, pero a veces es la única disponible. Un cable óptico colocado en el suelo es más duradero y confiable que los cables aéreos.