Los cables de fibra óptica se introducen en conductos/microconductos para crear infraestructuras de comunicación. El conducto está hecho de polietileno de alta densidad que protege el cable de daños mecánicos y de la humedad. Esto permite un diseño de cable muy sencillo. La carga de tracción se distribuye uniformemente a lo largo de la superficie del cable.