Durante la construcción de sistemas de comunicación óptica de larga distancia, los cables de fibra óptica normalmente se suspenden en las torres de las líneas de alimentación existentes. Este método de instalación es rápido y no requiere muchos equipos especiales.