El aumento de incendios obliga a fortalecer la regulación en materia de seguridad del cable óptico. El uso de cables a prueba de fuego garantiza la seguridad, lo que es crucial en guarderias infantiles, escuelas, edificios públicos y áreas cerradas.