Los cables de distribución se utilizan en líneas de comunicación entre cajas de distribución y ubicaciones dentro de edificios (desde la planta más baja a la planta más alta), así como entre entradas o pasillos en edificios de oficinas.